¿Quieres leer con música?

Dale Play

¡Shalom!


Dios te ayudará a cambiar tu situación de actual derrota a una gloriosa victoria

"Aconteció después,  que él iba a la ciudad que se llama Naín,  e iban con él muchos de sus discípulos,  y una gran multitud. Cuando llegó cerca de la puerta de la ciudad,  he aquí que llevaban a enterrar a un difunto,  hijo único de su madre,  la cual era viuda;  y había con ella mucha gente de la ciudad." Lucas 7:11-12

 

En escena tenemos dos multitudes opuestas, una que entraba a la ciudad encabezada por Jesús y la otra que salía que lo encabezaba un féretro. En la multitud que seguía a Jesús había expectativa, esperanza de un milagro,  en la otra multitud había dolor, tristeza, desesperanza, muerte e impotencia a causa del difunto. No fue casualidad que Jesús iba a la ciudad, dicho de otra manera iba al encuentro de lo que estaba muerto, iba al encuentro del dolor, de la tristeza y muerte  para cambiarlo por gozo, alegría esperanza y vida.

 

Naín era conocida como ciudad de los “sepulcros”, “de los muertos”, pero su significado era “Hermosa”, “Deleitosa”, “Belleza". A partir del milagro de Jesús al dar vida al hijo de la viuda, Naín nunca más fue conocida como la ciudad de sepulcros y de muertes, sino la ciudad donde Jesús había intervenido y cambiado el destino de todos. Jesús quiere hacer lo mismo contigo hoy, es decir, cambiar tu tristeza en gozo, tu desesperanza en esperanza, tu enfermedad en salud, tu escasez en abundancia y dar vida lo que considerabas muerto.

 

¿A cuál multitud perteneces? ¿A quién sigues? ¿Estás esperando un milagro o ya no hay esperanza? Es tiempo de cambiar tu condición de derrota a victoria. Recuerda: Jesús ha venido al encuentro de tu dolor, de tu enfermedad y de todo aquello que consideras que está muerto para darle vida.

Con aprecio y amor.  
Hernando y Mary Aparicio