¿Quieres leer con música?

Dale Play

¡Shalom!


En los momentos difíciles sigue creyendo hasta ver la gloria de Dios manifiesta a tu favor.

“Pero benditos son los que confían en el SEÑOR y han hecho que el SEÑOR sea su esperanza y confianza. Son como árboles plantados junto a la ribera de un río con raíces que se hunden en las aguas. A esos árboles no les afecta el calor ni temen los largos meses de sequía. Sus hojas están siempre verdes y nunca dejan de producir fruto.” Jeremías 17:7-8 NTV

Qué difícil es seguir confiando en Dios en los momentos más duro de la vida, lo más fácil es dar media vuelta, tirar la toalla o reclamarle a Dios su falta de ayuda. Es fácil creer y confiar en Dios cuando estamos bien, pero ¿Qué pasa cuando nos encontramos en una situación en donde el panorama está totalmente en contra nuestra? ¿Tenemos allí la misma capacidad de creer en lo que Dios puede hacer? Seamos honestos: a nosotros se nos hace fácil creer cuando vemos el poder de Dios actuando, pero cuando llegan esos tiempos de tormento, dolor, angustia y temor, en donde por más que oremos no encontramos respuesta, esos tiempos en donde pareciera que Dios además de guardar silencio también ha desaparecido, en esos momentos NOS CUESTA CREER QUE ALGO BUENO PUEDE PASAR. Quizá hoy mismo estés enfrentando el peor momento de tu vida, tal vez te encuentres a un paso del fracaso total o de la muerte o la duda ha querido matar la poca fe que te queda, pero aun en medio de cualquier circunstancia por muy dura que sea, no dejes de CREER que Dios traerá ayuda oportuna para tu vida, confía en que Él nunca es indiferente a tu necesidad. Sigue creyendo hasta ver la gloria de Dios manifiesta a tu favor como producto de que a pesar de las circunstancias difíciles has seguido confiando en sus promesas y fidelidad. 
 

Con aprecio y amor.  
Hernando y Mary Aparicio