¿Quieres leer con música?

Dale Play

¡Shalom!


Benditas pruebas las que estás pasando hoy, porque de todas ellas saldrás fuerte y airoso

Las pruebas son inevitables y como son inevitables no nos desgastemos anhelando que no lleguen, no necesitamos preocuparnos al respecto. Todos los seres humanos pasamos momentos de prueba incluidos  los grandes hombres de Dios.

El apóstol Pedro nos dice  que no nos sorprendamos de las pruebas porque son normales, no es algo extraño: "Queridos amigos, no se sorprendan de las pruebas de fuego por las que están atravesando, como si algo extraño les sucediera. 1 Pedro 4:12 NTV

El apóstol Santiago también nos advierte acerca del tipo de pruebas que podemos pasar. "Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas" Santiago 1:2

Él las describe como "diversas" pruebas, eso  significa que las pruebas pueden ser: de enfermedad, de índole familiar, económico, de trabajo,  estudios, matrimonio, de sequía espiritual, de desánimo, etc. Definitivamente que nada sucede sin ningún propósito como dice Santiago: "Sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna." Santiago 1:3-4

Para ver el propósito de las diversas pruebas en nuestras vidas, necesitamos dejar de verlas como ofensivas y dañinas que tratan de destruir nuestra vida, debemos verlas como instrumentos de Dios que produce en nosotros esa firmeza para crecer espiritualmente. El soportar las diversas pruebas es lo que nos lleva a la madurez, a ser "perfectos y cabales", que es el propósito de Dios. Las pruebas NO son fuente de gozo, uno no puede negar el dolor y la tristeza que se llega a sentir en medio de la prueba, lo que Santiago dice es que debemos "estimar, considerar, tener por sumo gozo", es decir, debemos verle el lado bueno a la prueba,  con la convicción que al final resulta en nuestro total beneficio.

Uno no debe gozarse de las pruebas en sí mismas, sino de los resultados que producirán en nosotros. Si bien es Dios quien en su perfecta voluntad determina las pruebas que nosotros vamos a enfrentar con su ayuda, somos nosotros, quienes elegimos con que actitud las vamos a enfrentar.

Termino diciéndote que las pruebas te alejan de Dios cuando ignoras su propósito, o te acercan más a Él cuando sabes que te ayudan a echar raíces en tu vida espiritual y cada día ser como. "...árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará" Salmo 1:3

¡Benditas pruebas las que estás pasando hoy, porque de todas ellas saldrás fuerte y airoso!

Con aprecio y amor.  
Hernando y Mary Aparicio